Buscar
04:00h. domingo, 20 de junio de 2021

INTERNACIONAL

El bloque opositor busca poner fin al gobierno de Benjamin Netanyahu tras 12 años en el poder.

JERUSALÉN.- El parlamento israelí fijó para el domingo 13 de junio la ratificación y toma de posesión del llamado "Gobierno del cambio". El actual primer ministro Benjamín Netanyahu buscará impedirlo "hasta el último momento".
c2i_952021192910

"El debate y la votación sobre el nuevo Gobierno se celebrarán el domingo 13 de junio en una sesión especial del parlamento", dijo en un comunicado Yariv Levin, presidente de la Knéset, el parlamento israelí. La ceremonia es un evento clave en el que se debe debatir y realizar una votación final para la aprobación del propuesto Gobierno, tras lo que los cargos que lo integran deben prestar juramento.

Esta heterogénea coalición de ocho partidos de todo el espectro ideológico de la oposición fue formada el 2 de junio por el líder opositor Yair Lapid, que se alió con dos partidos de izquierda, dos de centro y tres de derecha. E incluye a los nacionalistas radicales de Yamina y la formación árabe islamista Raam.

Lapid, responsable del partido Yesh Atid, elogió en un tuit el anuncio de Levin, añadiendo que el "Gobierno de unión está en marcha por el bien de los ciudadanos de Israel".

Esta nueva coalición pondrá fin a dos años de crisis política en el país, un periodo en el que se han celebrado cuatro elecciones legislativas. Se formó sobre todo para alejar del poder a Netanyahu, el primer ministro más duradero de la historia de Israel, con 15 años en total en el cargo, los últimos doce consecutivos. (1996-1999 y desde 2009 hasta ahora).

Netanyahu: "Es tarde, pero no demasiado"

Desde que los partidos del bloque anti Netanyahu anunciaron un pacto de coalición la semana pasada, la tensión e incertidumbre políticas han permanecido altas: la oposición solo tiene una mayoría mínima de 61 escaños en un Parlamento de 120, y la pérdida de apoyo de un solo diputado podría echar a perder todos los progresos alcanzados.

Este es uno de los flancos débiles que Netanyahu busca aprovechar: desde hace días intenta atraer a posibles diputados tránsfugas entre partidos derechistas del bloque opositor para frustrar la creación del Ejecutivo, aunque no consta que por ahora convenciera a ninguno.

El aún primer ministro también ha sido acusado de tener un discurso inflamatorio contra sus opositores. Y ha calentado los ánimos entre sus partidarios derechistas, que los últimos días protestaron frente a las casas de parlamentarios de derecha del bloque opositor para presionarles a cambiar de bando.

"Nos opondremos al establecimiento de este peligroso Gobierno del fraude y la rendición", declaró anteayer Netanyahu, cuando instó a diputados de derecha a votar en contra del nuevo Gabinete. "Es tarde, pero no demasiado", agregó.

El centrista Yair Lapid, principal impulsor del "Gobierno del cambio", dio la bienvenida hoy a la convocatoria del acto de investidura del domingo, y aseguró que el nuevo Ejecutivo "está en camino y listo para trabajar en nombre de todo el pueblo de Israel".

La diversa amalgama de fuerzas que integra el bloque opositor siguió negociando estos días para cerrar los detalles de su pacto, y debe presentar sus acuerdos para el viernes, según la ley.

Nuevo presidente del Parlamento

Según anunció hoy Levín en un comunicado, en la sesión plenaria especial del domingo se votará también al presidente del Parlamento, y se prevé que la oposición postule a su propio candidato.

Levín es miembro del partido Likud de Netanyahu y uno de sus estrechos colaboradores, y, según analistas, buscó dilatar varios días la convocatoria de la toma de posesión para dar más tiempo a Netanyahu para maniobrar e intentar tumbar la nueva coalición.

Con todo, según aseguró hoy Tzahi Hanegbi, ministro de Asuntos Comunitarios en funciones y otro de sus aliados en el Likud, Netanyahu no ha renunciado a impedir la creación del nuevo Gobierno y lo seguirá intentando "hasta el último momento".

Fuente: rml (efe, afp)