Buscar
00:54h. Jueves, 19 de Julio de 2018

EL FIN DE UNA TRAYECTORIA

Billy Graham el influyente evangelista fallece a los 99 años

El influyente predicador evangélico estadounidense Billy Graham, consejero espiritual de una docena de presidentes de su país, murió el 21 de febrero a los 99 años.

William Franklin Graham Jr, tal su nombre completo, el predicador más conocido del mundo, murió por la mañana en Carolina del Norte (sureste de Estados Unidos), publicaron distintos medios locales. Graham sufría de cáncer de próstata y de la enfermedad de Parkinson.

“El GRAN (sic) Billy Graham murió. ¡Era único! Les hará falta a los cristianos y a todas las religiones. Un hombre muy especial”, escribió el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en Twitter.

“Mi mayor consuelo es que pertenezco a Cristo y que poco importa lo que suceda, no me dejará ni abandonará jamás”, había dicho Graham al diario Minneapolis Tribune.

Graham se convirtió en una celebridad a finales de la década del 40, por sus apasionados sermones.  Desde entonces hasta el año 2000 multiplicó sus prédicas por varios puntos del planeta, entre ellos la Unión Soviética y China. Llegó incluso a Corea del Norte en 1992 y 1994.

Estuvo en la Argentina en 1962, cuando predicó en el viejo estadio del club San Lorenzo de Almagro, y en 1991, en el estadio Monumental de River Plate, ambas veces en Buenos Aires y ante multitudes.

Graham, una de las figuras más carismáticas del mundo evangélico, fue invitado a la Casa Blanca por cada presidente desde el mandato de Harry Truman (1945-1953).

Entre las personalidades que se reunieron con él se encuentra la reina británica Isabel II. Graham aparece como el confidente de la joven soberana en la serie de Netflix “The Crown”.

Conoció al papa Juan Pablo II, la Madre Teresa, y hasta George W. Bush, quien llegó a confesar que dejó de beber alcohol y “encontró el camino de dios” gracias a Graham.

El padre de George W. Bush, el también ex presidente George H.W. Bush, lo invitó a orar en la Casa Blanca en 1991 para ayudarlo a superar el primer día de la Guerra del Golfo.

“Pienso que Billy no solo llegó al corazón de los cristianos sino también de personas de todas las religiones porque era un hombre tan bueno”, dijo Bush padre en un comunicado. “Tengo el privilegio de haberlo tenido como amigo personal (…) Fue un mentor para muchos de mis hijos”, añadió.

En 60 años de carrera, quien fue nombrado “el pastor de América” organizó más de 400 series de reuniones en estadios y salas de concierto, llevó a cabo “cruzadas” en 185 países, escribió una treintena de libros traducidos en unos 40 idiomas y pronunció sermones que fueron seguidos por hasta un total de 2.200 millones de telespectadores.

Desde 1950, Graham supo aprovechar el uso de la radio y televisión para reactivar el movimiento evangélico. A través de estos medios atrajo a las masas y se convirtió en un pionero del “teleevangelismo”.

En 1953, se opuso a dar sermones en lugares en que el público estuviese separado entre blancos y negros, lo que aportó a acelerar el fin de la segregación en su país.

Considerado como una presencia reconfortante en tiempos de crisis, dirigió un servicio religioso nacional tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 en los EE.UU., dirigió el servicio en el entierro del presidente Lyndon Johnson en 1973 y también tomó la palabra en los funerales de Richard Nixon en 1994.

Nacido el 7 de noviembre de 1918, Graham fue el mayor de cuatro hermanos criados en una granja lechera de Charlotte, Carolina del Norte.

Pastor bautista desde 1939, se casó con la hija de un misionero cristiano en China, Ruth McCue Bell, fallecida en 2007 a los 87 años. La pareja tuvo cinco hijos y pese a los 64 años de matrimonio, McCue Bell siguió siendo presbiteriana.

Su hijo mayor, William Franklin Graham III, de 65 años, continuó con el camino de su padre. Desde 1982 es pastor evangelista y dirige la asociación evangelista Billy Graham desde 1995.

Su otro hijo, Nelson, y una de sus hijas, Anne Graham Lotz, también son predicadores. Ella es autora de varios libros.

Fuente: Pulso cristiano