Buscar
12:21h. Jueves, 19 de septiembre de 2019

TESTIMONIO

Justin Bieber Confiesa:"Hay Esperanza En Jesús"

El cantante Justin Bieber, considerado uno de los fenómenos de la música pop internacional, utilizó una vez más sus medios sociales para compartir un poco de su nueva vida al volver a Jesucristo.

Hablando de cómo Dios le ha fortalecido en los momentos de debilidad, Bieber animó a los aficionados que estén pasando por momentos difíciles, como el enfrentamiento de la depresión, a buscar ayuda en Cristo.

"No dejes de luchar, la batalla ya está ganada, lucha por lo que amas y por quien amas", dijo Bieber. "No dejes que el miedo y la ansiedad te venzan. Dios no nos dio un espíritu de temor, sino de poder, amor y una mente sana".

A pesar de todo el éxito en el medio artístico, riqueza y fama, Bieber indicó que faltaba lo principal en su vida, que era reconocerse como a la imagen y semejanza de Dios, creado por un propósito específico.

Él compartió sobre cómo se sintió por mucho tiempo. "No creí en la verdad sobre mí mismo. No creí que me ame", dijo en el Instagram.

"No creí que me perdone. Es una cosa difícil de entrar en mi cabeza. Yo bajé mi cabeza con vergüenza y me sumergí en la tristeza por las personas que me traicionaron", destacó Bieber.

A continuación, Justin Bieber dijo a los fans que deben confiar en Dios, porque Él no cambia y está listo para perdonar, acoger y amar a todos. "El carácter de Dios nunca cambia; Él es el mismo ayer, hoy y para siempre. ¡Él es siempre bueno!".

"No tengo miedo de ser vulnerable ante Él ... Su poder se fortalece en nuestra debilidad. Dios no tiene miedo de su dolor y de su quebrantamiento. En realidad lo acoge. "Vengan a mí todos los que están cansados ​​y trabajados y yo les daré descanso". ¡Estas son palabras de Jesús! ¡Hay esperanza y está en él! ¡Él ama y cuida de usted!", dijo.

"¡Seas quien seas, Él te acepta como tú eres! Él te ama y te perdona a ti, y te recibe en tus brazos cada vez que estás en dificultad. ¡Él es un Dios perfecto y amoroso que te adora!", Concluye Bieber.

Fuente: actualidacristiana