Buscar
14:57h. jueves, 22 de octubre de 2020

ACTUALIDAD

Policía pidió oración por un compañero con Covid-19 y lo sumariaron

Un efectivo de la policía de la ciudad de Neuquén pidió oración en julio pasado por un compañero que se encontraba en grave estado a causa del coronavirus. “Se agravó el estado de uno de los policías positivos de Covid-19. Pedimos oración”, escribió el efectivo en la red social Facebook. A raíz de este posteo la Dirección de Seguridad le inició un sumario por “generar conmoción y alarma social”. 

El abogado Gustavo Lucero, defensor del policía sumariado, declaró en diálogo con el medio Telefé Neuquén que “este no es un hecho que se pueda dejar de lado porque detrás de esto hay una gravísima afectación a derechos humanos fundamentales. Así como está el derecho a la vida, a la salud, así también está el derecho a la libertad en sus diferentes facetas. En este caso, el derecho a expresarse y a opinar, en tanto y en cuanto no perjudique a terceros“.

“El efectivo no ha infringido en ninguna norma penal, disciplinaria y sanitaria. Pero lo que es peor es que esto se da en un contexto de pandemia. Hoy tenemos graves problemas en la policía, gravísimos. Una falta de recursos importantes y se nos mueren policías por Covid. ¿Y estamos perdiendo energía y trámites en estas cosas? Esto es inaceptable”, remarcó Lucero.

Finalmente el letrado informó que va a presentar una denuncia en la Subsecretaría de Derechos Humanos de la provincia de Neuquén para que tomen intervención en este caso.

El Consejo Pastoral de Neuquén se refirió al respecto a través del siguiente comunicado:

“La oración es un acto de fe y no de alarma y conmoción social”.

Ante los hechos de público conocimiento, dados a conocer por el Diario La Mañana de Neuquén, en relación a un policía sumariado por causar “alarma y conmoción social” ante un pedido de oración, este CONSEJO PASTORAL DE NEUQUÉN, emite el siguiente comunicado.

La ORACIÓN es un acto de fe. La ORACIÓN es un acto de confianza. Un pedido de ORACIÓN jamás será un acto de alarma, ni que cause conmoción social.

Asimismo, entendemos que es irrelevante quién hace el pedido de oración, ya sea un policía, un político, un maestro, un padre de familia, un empresario, un pastor o sacerdote, una madre soltera, un adolescente, joven, adulto o anciano. Todos los habitantes de la tierra tienen el derecho humano a tener fe y esperanza.

Es por ello que este Consejo Pastoral anima y alienta a toda la sociedad a pedir y hacer oraciones por los enfermos de Covid-19 y los sanos; por los gobernantes y ciudadanos. Dios quiera que tengamos más policías que pidan y hagan oraciones.

Exhorto, ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad. Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. (1ra Timoteo 2:1-4).

Fuente: Consejo de Pastores Evangélicos de Neuquén
Pastor Claudio Zeballos

Presidente