Buscar
05:01h. Jueves, 12 de diciembre de 2019

ACTUALIDAD

Vigilia nacional de oración por el país

En la medianoche del viernes 2, hasta las 12 del mediodía del sábado 3 de agosto, tuvo lugar en todo el país la Vigilia Nacional de Oración, donde las 24 provincias se unieron para orar por Argentina a través de una transmisión en vivo. 

”Nuestro país está viviendo un tiempo histórico, social, político, extremadamente importante, tenemos una gran amenaza hacia la familia, en la educación a través del adoctrinamiento y la presión para enseñar con ideología de género en nuestras escuelas, la imposición de la Ley del Aborto y pronto tenemos elecciones nacionales, legislativas y aunque reconocemos que podemos hacer muchas cosas como ciudadanos argentinos reclamando nuestros derechos, nos unimos los cristianos para clamar a Dios”, expresó el pastor Robert Acosta, uno de los organizadores.

 Fueron 12 horas de oración con una transmisión en vivo desde las 24 provincias, en donde participaron tanto líderes nacionales, provinciales, iglesias, pastores,  y distintas organizaciones. Hubo tiempos de oración, otros de adoración, con salmistas reconocidos a nivel nacional y mundial. La transmisión oficial comenzó con una oración frente a las puertas del Congreso Nacional. Lo importante, más allá de los nombres, es que juntos se unieron para clamar a Dios. 

¿Cómo surge la idea?

”Tenemos la muerte a las puertas, y entendemos que sin Dios, todas las fuerzas que podamos poner, no alcanzarán para lograr defender nuestra Nación, nuestra familia, y comprendimos que la herramienta que Dios nos ha dado, es justamente que nos unamos en oración. La Biblia dice: ‘si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.’ La clave en estos tiempos es que podamos hacer como ciudadanos todos nuestros actos cívicos, pero también, que logremos golpear los cielos con nuestra oración, clamar a nuestro Dios, pedirle que intervenga, para que nuestro país sea libre y poderoso”, dijo el predicador.

“Estamos experimentando a diario, como las personas al acercarse a Dios, dejan los vicios, las amarguras, la frustración familiar, las deudas, la pobreza y Dios los reivindica, dándoles trabajo, creatividad, fortaleza. Tenemos un país tan rico, tan precioso, pero debemos volver a la fuente de la vida, al origen de la paz, que es nuestro Dios. Esto está ocurriendo, por eso en este tiempo, somos, como pueblo cristiano, un movilizador para lograr, con Su favor, un cambio social, cultural, económico y en todas las áreas, que tanta falta le hacen a nuestro país. Esto es la iniciativa de un pueblo unido, que sabe que en Dios está la respuesta y Él nos convoca” expresó el pastor Robert Acosta, organizador del evento.

Fuente: datachaco