Buscar
14:28h. jueves, 22 de octubre de 2020

ACTUALIDAD

Vecinos quisieron echar a familia venezolana y un pastor los recibió en su casa

Después de atravesar 5 países, una familia venezolana llegó a Argentina previo a la pandemia y vivieron una travesía hasta la provincia de Santa Fe. El jueves pasado los 8 integrantes se subieron a un colectivo con destino a la ciudad de Recreo pero al no contar con una tarjeta SUBE, los pasajeros le pagaron el boleto. Entre ellos se encontraba Rubén, un pastor evangélico que los ayudó con comida y los albergó en su hogar.

Sin embargo, la familia Afonte sufrió las críticas de los vecinos de la ciudad quienes se alertaron por miedo a que sean portadores de coronavirus, a pesar de contar con estudios que indicaban lo contrario. Aunque la presión para echarlos de la ciudad fue grande el pastor los mantuvo en su casa. “Yo entiendo a los vecinos, pero ellos no entienden lo que es ser solidario. Se enojan, me critican, está bien, yo no estoy en contra de nadie, mi misión es ayudar al prójimo, como dice la Palabra de Dios“, declaró Rubén a FM Power de Recreo. 

“Te parte el alma, sobre todo por los chicos. Durmieron dos noches afuera, en la intemperie. El jueves hizo tres grados bajo cero, nosotros tuvimos que prender las estufas y ellos sin nada. La gente no sabe que los chicos durmieron afuera. Si vos tenes un poco de razonamiento, decís, este tipo hizo algo bueno. Yo quería que coman los chicos. La iglesia es para todos”, remarcó el pastor. La familia se compone de dos chicas de 13 y 19 años, dos niños de 8 y 11 y 4 adultos

Finalmente, Rubén declaró que a la mañana siguiente se levantaron, les preparó el desayuno y se retiraron con destino a Concordia, Entre Ríos, para luego llegar a su destino final, Uruguay, en el momento que se abran las fronteras.

“Vienen de Venezuela pasando una circunstancia súper difícil, nosotros en la iglesia hemos tenido gente que era también de allá. Gracias a Dios los ayudamos y ahora están alquilando, no es de lujo, un departamento de dos ambientes y eso me hizo acordar a muchas cosas, ¿cómo no los voy a ayudar? No solo a ellos, sino a cualquiera los ayudo, por más que los vecinos se enojen, que me perdonen, porque la iglesia está para ayudar, para cambiar la mentalidad”, concluyó Rubén.

Fuente: enfoque evangelico