Buscar
14:43h. jueves, 22 de octubre de 2020

ACTUALIDAD

El protocolo para las iglesias que publicó el gobierno de la provincia de Buenos Aires

Desde este 5 octubre el gobierno de la provincia de Buenos Aires habilitó la apertura de iglesias para la oración y reuniones al aire libre en municipios que están en Fase 3. En tanto, las congregaciones que se encuentran en la Fases 4 y 5 no podrán reunirse en un lugar cerrado pero si podrán hacerlo fuera del edificio en caso de tener un espacio y con un máximo de 20 personas.

A continuación, reproducimos los puntos principales de la Resolución 2527/2020 que publicó hoy la administración de Axel Kicillof y que puede repasarse por completo desde la web oficial del gobierno. 

Recomendaciones generales

Las actividades litúrgicas podrán continuar transmitiéndose desde cada establecimiento vía streaming, siempre garantizando una mínima presencia de personal religioso en los establecimientos y un distanciamiento personal no menor a 2 metros. Todas las personas presentes  deberán usar barbijo o tapabocas casero que cubra por completo el mentón, boca y nariz. El micrófono deberá estar cubierto con un film protector que será descartado luego de finalizada la ceremonia.

Las actividades litúrgicas podrán celebrarse presencialmente en los establecimientos siempre garantizando que sean al aire libre, la concurrencia de personas no supere el máximo de 20 personas en total y se garantice un distanciamiento personal no menor a 2 metros.

Cada culto deberá agregar la actividad litúrgica que considere en caso de no estar contemplada en el presente protocolo y adaptarla a la normativa vigente y, además realizar las especificaciones necesarias para cada una a los fines de minimizar el riesgo de contagio.

En el caso de brindar asistencia espiritual no debe existir superposición entre la realización de esta y cualquier otra actividad litúrgica a celebrarse en el establecimiento. Asimismo, deberá respetarse estrictamente el distanciamiento no menor a dos metros hacia cada lado. Es obligación garantizar en cada asistencia espiritual individual los requerimientos que se detallan en el presente tanto para el feligrés como para la autoridad religiosa de que se trate.

Todas las personas, sin excepciones, deberán usar barbijo y/o tapaboca que cubra por completo el mentón, boca y nariz.

Se permitirá el ingreso de feligreses a los establecimientos siempre que se garantice y cumpla con las medidas de prevención vigentes.

Toda aquella persona que sea considerada grupo de riesgo según la normativa vigente y/o quien tenga sospecha o algún tipo de síntoma, sea leve o no, de haber contraído covid-19 debe abstenerse de concurrir a los establecimientos (ver Anexo I).

Los establecimientos a los que las y los feligreses podrán asistir serán únicamente los de cercanía.

Estará prohibido el saludo con besos, abrazos, apretones de manos y/o cualquier otra forma de saludo y/o demostración de afecto que implique el contacto físico entre personas.

El establecimiento deberá contar con una zona para el ingreso y otra diferente para la salida de las personas, de modo tal de evitar aglomeración. En caso de no contar con dicho requerimiento, primero se deberá garantizar la entrada o salida integra de las y los feligreses evitando realizar ambas acciones en simultáneo y cumpliendo con las correspondientes medidas en cuanto a los plazos y horarios.

Se recomienda la presencia de una o más personas auxiliares en la zona de entrada que controlen la temperatura de las y los fieles con un termómetro infrarrojo y el número de ingresantes de acuerdo a la capacidad de lugar, y que asimismo dispense alcohol en gel a las personas autorizadas para ingresar.

Las personas encargadas de la medición de temperatura deberá contar con equipo de protección personal apropiado.

No se permitirá el ingreso de personas con temperatura igual o mayor a 37,5 grados centígrados o que presenten los síntomas propios del covid-19.

En el ingreso se hallará ubicada en el piso una alfombra con producto sanitizante, en la que las y los asistentes procederán a limpiar las suelas de su calzado. En el caso de aquellas religiones o cultos que requieran ingresar descalzos a establecimientos, el lugar para dejar el calzado estará especificado y será en el momento inmediato posterior a la limpieza de la suela definida más arriba, debiendo higienizarse las manos luego de retirarse el calzado. En el caso de las religiones o cultos que deban utilizar determinada vestimenta, accesorios y/o prendas, las mismas no podrán ser de uso común por quienes concurran a las actividades litúrgicas y deberán ser personales y/o descartables.

La institución religiosa deberá ubicar los bancos o asientos de tal manera que se respete la distancia y marcar en cada uno de ellos la debida ubicación de las y los concurrentes. Se retirarán aquellos bancos o asientos que sobren. En el caso de que no haya bancos y/o asientos se deberá cumplimentar el distanciamiento social preestablecido.

Será obligación de la institución religiosa la colocación de alcohol en gel o diluido al 70% en diversos lugares del establecimiento para el uso de las y los concurrentes.

La institución religiosa deberá colocar, en lugares visibles, información sobre las medidas de distanciamiento social, la adecuada higiene de manos, la apropiada higiene respiratoria y las recomendaciones ante la presencia de síntomas sospechosos de covid-19.

Cualquier elemento litúrgico será de uso individual sea por la persona asistente o la autoridad religiosa correspondiente.

Se evitará compartir y/o repartir objetos materiales y/o cosas que impliquen tener contacto con las personas que asistan a las actividades, entendiéndose por tales aquellos de uso cotidiano y habitual en las actividades (por ejemplo, libros sagrados, velas, papeles, alimentos, agua y/o cualquier otra sustancia que pudiese llegar a estar en contacto con las personas que asistan, etc.).

En caso de haber objetos y/o materiales descartables o no que se brinden en la entrada a los establecimientos, deberá haber obligatoriamente cestos de basura o receptáculos para depositar los mismos. Si los objetos fueren reutilizables deberán cumplir estrictamente con los procedimientos de sanitización preestablecidos.

La institución religiosa debe extremar en todo momento la limpieza, desinfección y ventilación del lugar, especialmente los bancos y cualquier otro elemento que pueda haber entrado en contacto con personas.

Personas exentas de participar

De acuerdo a lo establecido por el Poder Ejecutivo Nacional, a través de la Resolución N° 207/2020 del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, en su artículo 1°, están exentas del deber de asistencia en forma presencial al lugar donde se lleve a cabo el encuentro aquellas personas cuya presencia en el hogar resulte indispensable para el cuidado de niños, niñas o adolescentes y las siguientes personas incluidas en los grupos de riesgo:

  • Mayores de sesenta (60) años de edad, excepto que sean considerados personal esencial para el adecuado funcionamiento del establecimiento. Deben tomar y aplicar los recaudos detallados
    previamente en sentido estricto y sin excepción alguna.
  • Personas gestantes.
  • Personas con enfermedad respiratoria crónica: enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), enfisema congénito, displasia broncopulmonar, bronquiectasias, fibrosis quística y asma moderado o severo.
  • Personas con enfermedades cardíacas: insuficiencia cardíaca, enfermedad coronaria, valvulopatías y cardiopatías congénitas.
  • Personas con inmunodeficiencias y estados de inmunodepresión.
  • Personas con diabetes.
  • Personas con insuficiencia renal crónica en diálisis o con expectativas de ingresar a diálisis en
    los siguientes seis meses.
  • Personas con enfermedad hepática avanzada.

Distanciamiento social

  • Las actividades litúrgicas podrán celebrarse presencialmente en los establecimientos siempre
    garantizando que sean al aire libre, la concurrencia de personas no supere el máximo de 20 personas en total y se garantice un distanciamiento personal no menor a 2 metros hacia cada lado conforme normativa vigente.
  • Los establecimientos donde se lleve a cabo la actividad litúrgica, estará abierto entre las 08:00
    hs. y 20:00 hs. permitiendo el ingreso a las mismas por grupos de personas.
  • La institución religiosa deberá contar con un sistema de turnos para cada actividad litúrgica a
    los fines de evitar superposición horaria o una aproximación temporal que impida la desinfección completa del establecimiento.
  • No se aceptará el ingreso de quienes no cumplan con las medidas preestablecidas.
  • La permanencia en el establecimiento se establecerá por turnos de 60 minutos o menos,
    dejando un tiempo no menor a 30 minutos para limpiar e higienizar el lugar antes de que ingresen nuevas personas.
  • En caso de que una persona salga del establecimiento durante el transcurso de la actividad litúrgica, no puede ingresar nadie en su reemplazo hasta tanto no se hayan tomados los recaudos de limpieza e higiene con el espacio que fue ocupado por quien se retiró del lugar.

Higiene de manos

  • Todas las personas que desarrollen tareas en establecimientos habilitados deberán realizar lavado de manos con frecuencia y obligatoriamente:
    – Al llegar al establecimiento.
    – Antes y después de manipular basura o desperdicios.
    – Antes y después de comer, manipular alimentos, etc.
    – Luego de haber tocado superficies públicas: bancos, pasamanos, picaportes, barandas, etc.
    – Después de manipular dinero, llaves, material para el desarrollo normal de la actividad
    religiosa de que se trate, etc.
    – Después de ir al baño, cambiar pañales, etc.
    – Después de toser, estornudar y/o limpiarse la nariz.
  • Se recomienda evitar, en la medida de lo posible, llevarse las manos a la cara.
  • Cada establecimiento habilitado deberá contar con áreas adecuadas para realizar un correcto
    y frecuente lavado de manos con agua y jabón (dispensador de jabón líquido/espuma, toallas
    descartables o secadores de manos) y además deberán ponerse a disposición soluciones a base de alcohol al 70% (por ejemplo, alcohol en gel).
  • Es responsabilidad de la institución proveer los elementos adecuados en cantidad suficiente y
    en forma accesible para la higiene personal (lavado de manos con jabón, solución hidroalcohólica y toallas de papel). Conviene recordar que deben emplearse soluciones a base de alcohol únicamente cuando las manos se encuentran limpias, en caso contrario debe realizarse el lavado con agua y jabón.
  • Se aconseja el lavado frecuente de manos con una duración de 40-60 segundos.

Higiene respiratoria

  • Utilizar barbijo casero, cubrebocas o tapabocas que cubra nariz, boca y mentón en los espacios
    públicos y comunes, inclusive en aquellos donde no haya más de dos personas. Su uso no reemplaza ninguna de las medidas de distanciamiento físico ni de higiene, por lo que se complementa con todas las medidas preestablecidas.
  • Promover el lavado del barbijo casero con agua y jabón al menos una vez al día, cambiarlo si
    se encuentra sucio o mojado.
  • Al toser o estornudar, usar un pañuelo descartable o cubrirse la nariz y la boca con el pliegue
    interno del codo en caso de no tener colocado el tapabocas y nariz, en ese momento específico. En ambos casos, higienizarse las manos de inmediato.
  • En caso de no tener colocado el tapabocas y nariz en el momento de tos y/o estornudo, colocárselo inmediatamente y proceder acorde a las reglas de higiene y limpieza preestablecidas.
  • Disponer en área de espera y/o alto tránsito de cestos de basura de boca ancha y sin tapa para desechar los pañuelos descartables utilizados.

Desinfección de superficies

  • Realizar la desinfección diaria de superficies. La frecuencia de desinfección debe ser adecuada
    al tránsito y la acumulación de personas, la época del año y el establecimiento de que se trate.
  • Realizar la limpieza de las superficies con agua y detergente antes de la desinfección y luego
    de cada encuentro y/o actividad que se lleva a cabo, renovando la solución para cada oportunidad en que deba realizarse la limpieza.
  • Proveer de los elementos necesarios para efectuar la limpieza húmeda (balde, trapeador,
    paño, agua, detergente) y desinfección (recipiente, trapeador o paño, agua hipoclorito de sodio de uso doméstico con concentración de 55 gr/litro en dilución para alcanzar 500 a 1000 ppm de cloro – 100 ml de lavandina en 10 litros de agua).
  • Las soluciones de lavandina deben utilizarse dentro de las 24 horas de preparadas para
    asegurar su eficacia.
  • En caso de celebrar varios encuentros y/o realizar más de una actividad litúrgica el mismo día
    entre cada una de ellas debe realizarse la correspondiente desinfección conforme lo preestablecido.
  • No se recomienda rociar o frotar la ropa, el calzado, bolsos, carteras u otras pertenencias con
    alcohol, lavandina u otras soluciones desinfectantes.

Transporte desde y hacia los lugares donde se realizan los encuentros

  • Se aconseja el uso de medios de transporte individuales (automóvil, bicicleta, entre otros). Se
    debe recordar mantener una ventilación adecuada para garantizar la higiene y la desinfección del interior del mismo.
  • Se deben facilitar medios de transporte específicos para aquellas personas que integren parte
    de alguna institución religiosa, en cualquiera de sus funciones y/o escalafón jerárquico, incluidas sus autoridades, sin la utilización del servicio público de transporte de pasajeros de colectivos, trenes y subtes.
  • Los grupos de riesgo se encuentran vedados de concurrir físicamente a dichas actividades
    litúrgicas. No obstante, pueden seguir las mismas a través de plataformas virtuales.
  • Si fuere indispensable el uso del transporte público interurbano e interjurisdiccional, y
    exclusivamente para las actividades en las cuales se encuentra autorizado de conformidad con el Decreto 459/20, se recomienda:
  • Uso de barbijo casero, cubrebocas o tapabocas en todo momento.
  • Recordar la importancia de una buena higiene de las manos antes, durante y después de los
    desplazamientos a realizar.
  • Desplazarse provisto de un kit de higiene personal (jabón de tocador, alcohol en gel,
    pañuelos descartables, toallas para secarse las manos).
  • Respetar las distancias recomendadas de (como mínimo 1,5 metros e idealmente 2 metros).
    Dejar un asiento libre entre pasajeros.
  • Evitar los aglomeramientos en los puntos de acceso al transporte que se vaya a utilizar.
  • Estas modalidades no son una excepción para aquellas personas que se encuentren incluidas en los grupos de riesgo, las cuales se encuentran vedadas de concurrir físicamente a dichas actividades. No obstante, pueden seguir las mismas a través de plataformas virtuales.

Fuente: enfoqueevangelico