Buscar
14:13h. Martes, 14 de Agosto de 2018

MARCHA POR LA VIDA

Multitudinaria marcha contra el aborto en plaza de mayo

ARGENTINA.- Dirigentes de las religiones monoteístas abogaron por “las dos vidas” durante la multitudinaria Marcha por la vida realizada el 20 de mayo frente al Congreso nacional.

Decenas de miles de personas siguieron con atención las declaraciones de referentes de las principales religiones del país, luego de marchar desde la Plaza de Mayo hasta la Plaza de los dos Congresos para expresar su repudio al proyecto de ley busca aprobar la interrupción del embarazo hasta la semana 14 de gestión.

Se espera que la iniciativa sea tratada en el recinto de la cámara baja en la segunda semana de junio.

Agitando banderas argentinas y muchos de ellos con pañuelos celestes como color distintivo de las agrupaciones provida, los manifestantes acompañaron con aplausos y gritos las expresiones que desde el escenario ubicado a espaldas del edificio del Congreso cuestionaban la legalización del aborto.

En la concentración, Pulso Cristiano pudo observar la participación de dirigentes, pastores de distintas iglesias, especialmente del Gran Buenos Aires, y al presidente de ACIERA, Rubén Proietti, portando la pancarta que encabezó la marcha desde Plaza de Mayo.

“Unamos nuestros esfuerzos para erradicarlo (al aborto)”, expresó el pastor Jorge Gómez, director general de la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA), una de las entidades que convocó al acto, al advertir que el tema en debate no es una cuestión de pobreza o de salud, sino “un tema de derechos y valores”.

Gómez, que también habló en nombre de la Federación CEP y de la Federación de Iglesias Pentecostales Autónomas (FIPA), según el mismo aclaró al comienzo de su breve discurso, advirtió a los legisladores: “no conviertan en ley el derramamiento de sangre inocente”.

Desde la Conferencia Episcopal Argentina, el obispo Pedro Laxague exhortó a los diputados y senadores a defender “los derechos humanos” y a no negárselos “a los más pobres”.

“Queremos expresar y declarar que reconocemos la vida humana como un don de Dios”, señaló el obispo católico, que se definió a él y a sus colegas como “ciudadanos argentinos y representantes de distintos credos a favor de las dos vidas”.

En representación de la comunidad judía, el rabino Abraham Skorka, que no estuvo presente en el lugar, envió un brevísimo comunicado: “el respeto máximo por la vida, es la base de toda sociedad civilizada y humanista”.

El sheij Muhannad Zaher Alnajjar, del Centro Islámico, destacó que la concentración reunió a quienes cuidan de “las dos vidas” y al dirigirse a los diputados que el 13 de junio comenzarán a debatir la ley en el recinto que su voto sea el resultado de “una conciencia que busque por sobre todas las cosas el bienestar de todos”, aludiendo a “los niños por nacer y a las madres que los llevan en sus vientres”. 

Fuente: pulso cristiano