Buscar
12:00h. viernes, 04 de diciembre de 2020

ACTUALIDAD

Movilización en Río Grande para que autoricen la apertura de templos

Más de 500 personas de distintas iglesias de la ciudad de Río Grande, provincia de Tierra del Fuego, reclamaron este pasado domingo por la apertura de templos. La concentración se llevó a cabo en la pista de patinaje del Cono de Sombra. El pedido fue directamente hacia el Comité Operativo de Emergencia (COE) y las autoridades de gobierno quienes tienen la facultad de habilitar distintas actividades.
“Queremos que se abran los templos en toda la provincia. Nosotros hemos presentado protocolos al COE, a la Ministra de Salud y al Gobernador y, en todos los casos, no han considerado nuestros protocolos y ni siquiera quieren hablar con los pastores por la apertura de los templos”, declaró el pastor Héctor Pauli al medio Crónicas Fueguinas. 

Por otro lado, Pauli remarcó que si las iglesias no se abren continuarán reuniéndose al aire libre mientras les sigan dando los permisos. “Entendemos que es un derecho constitucional que se nos ha cercenado y nosotros solo reclamamos igualdad de condiciones para todos los ciudadanos de Río Grande y de la provincia. Nos parece discriminatorio que puedan juntarse 400 personas en una fábrica 5 veces a la semana por 8 horas y que no dejen que se junten 100 personas en un templo con capacidad para 600 personas, una vez a la semana por una hora con un protocolo estricto”, afirmó.

“Esto nos parece totalmente injusto y no pedimos nada ilógico simplemente pedimos poder celebrar nuestras reuniones una hora por día a la semana para darle la contención espiritual que las familias necesitan y que el Gobierno no se lo puede dar. Ningún político le puede dar a las familias esa contención espiritual ya que solo la iglesia de Jesucristo es la que puede dar esa contención”, resaltó Pauli a la fuente.

Finalmente el pastor fueguino indicó que presentaron un protocolo para realizar “auto cultos” y si bien al principio las autoridades municipales le habrían dicho que estaban de acuerdo, el COE provincial les negó el permiso y no entendieron el por qué.

“Nos molesta que el Gobierno ni siquiera se digne a hablar con los Consejos Pastorales y ni siquiera tengan la deferencia de escucharnos. Siempre escucho que hablan del valor que tienen las tareas de cada una de las iglesias pero hoy, que necesitamos que se nos escuche y que se nos habilite una reunión semanal, nos dan la espalda; por eso estamos molestos”, concluyó Pauli.

Fuente: Enfoqueevangélico