Buscar
15:24h. jueves, 22 de octubre de 2020

EVANGELISMO

Más de 130 mil Nuevos Testamentos entregados a quienes necesitan esperanza

En tiempos difíciles, la Palabra de Dios trae esperanza, paz y fortaleza. Por eso como Sociedad Bíblica Argentina nos propusimos acompañar a las iglesias y ministerios que, en todo el país, están sirviendo a las comunidades y personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad o que colaboran de manera activa en la lucha contra el coronavirus.

Durante el mes de abril donamos en total 137 mil ejemplares del Nuevo Testamento: 100 mil fueron entregados a ACIERA para la campaña “Seamos Uno” y los otros 37 mil llegaron a ministerios e iglesias en la Provincia de Buenos Aires, Ciudad de Buenos Aires, Chaco, Chubut, Corrientes, Córdoba, Entre Ríos, Jujuy, Mendoza, Misiones, Neuquén, Río Negro, Santa Cruz y Santa Fe.

La campaña “Seamos Uno” es llevada adelante por diversas organizaciones de bien público y consiste en entregar cajas de alimentos a familias que están en necesidad. “Agradecemos a Dios en primer lugar, porque nos ha dado Su Palabra que es el Pan de Vida, pero también por la Sociedad Bíblica, dispuesta a estar presente en la mayor necesidad. Este esfuerzo pone nuevamente a la Palabra de Dios donde debe estar: en el corazón de las familias necesitadas”, expresaron las autoridades de ACIERA en una carta de agradecimiento.

Otros ejemplares están llegando –a través de iglesias, ministerios y creyentes– a trabajadores y pacientes en hospitales y centros de salud, a bomberos, policías y personal de las fuerzas de seguridad, a personas que se encuentran en cárceles, entre otros.

Graciela, una enfermera de la Ciudad de Buenos Aires que recibió Nuevos Testamentos y los compartió con otras compañeras relató: “Una enfermera de terapia intensiva tenía carga en su corazón por los casos graves de Covid-19 y por la angustia en las personas por quienes ella oraba. Se alegró de tener la posibilidad de, además de hablarles, también dejarles la Palabra de Dios. Otra compañera pudo entregarle un Nuevo Testamento a un hombre que tenía su hijo internado por quemaduras en terapia intensiva y orar por él. En estos tiempos difíciles donde muchos hermanos y capellanes que visitan hospitales se encuentran limitados, Dios sigue extendiendo su obra ,moviendo a sus hijos enfermeros a los lugares donde otros no llegan y regalarle a las personas su Palabra escrita que nunca vuelve vacía”.

Fuente Sociedad Bíblica Argentina