Buscar
22:22h. domingo, 24 de octubre de 2021

UN HÉROE EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

Un héroe italiano: Gino Bartali

Gino Bartali, fue un reconocido campeón de ciclismo de carretera, ganador del Giro d’Italia  tres veces consecutivas, pero su verdadera misión en la vida no fue el deporte sino rescatar judíos en el marco de la odisea italiana en la Segunda Guerra Mundial.

gino

Gino Bartali, nació en Florencia en 1914, fue un reconocido campeón de ciclismo de carretera, ganador del Giro d’Italia –una carrera de múltiples etapas- tres veces consecutivas (en 1936, 1937 y 1946) y dos veces del Tour de France (en 1938 y 1948). Por sus notables logros deportivos se convirtió en un muy popular y sumamente en Italia.

La misión:

Bartali era un cristiano devoto y su gran misión no comenzó sino hasta que los alemanes comenzaron a ocupar diferentes partes de Italia en septiembre de 1943, situación que lo llevó a convertirse en -un mensajero de la resistencia- cargo que lo llevó a cumplir un rol importante rescatando judíos en el marco de una red de rescate iniciada por el arzobispo Dalla Costa y el rabino Nathan Cassuto.

Bartali, que era conocido por cubrir largas distancias para entrenarse, se encargaba de trasladar documentos falsos en el manubrio y el asiento de su bicicleta, de un lugar a otro. Sus actividades cubrían una amplia zona. También distribuía papeles falsificados por la red de Asís, otra operación de rescate impulsada por gente de la Iglesia en esa ciudad. Cuando era detenido y cacheado pedía expresamente que su bicicleta no fuera tocada dado que sus diferentes componentes estaban cuidadosamente calibrados para adquirir una máxima velocidad.

Un sobreviviente que por aquel entonces tenia 9 años de edad (Shlomo Goldenberg-Paz)  testimonió que después de la ocupación alemana, él y su familia pasaron a la clandestinidad; Shlomo fue enviado al principio a un convento, pero luego se unió a sus padres en un departamento ubicado en Florencia el cual pertenecia a Bartali. Según Shlomo sus padres le habían dicho después de la guerra que durante todo ese tiempo Bartali les había ayudado y mantenido. Un primo de Shlomo; Aurelio Klein, también testimonió que había escapado a Florencia porque había oído que allí se podía obtener documentos falsos. Él permaneció en el departamento con la familia Goldenberg por algún tiempo y luego huyó a Suiza con ayuda de documentos falsos. Klein relató además que la madre de Shlomo había recibido documentos falsos de manos de Bartali y que era la única que se atrevía a salir de la vivienda para hacer compras.

Después de la guerra el corredor nunca habló acerca de sus actividades clandestinas durante la ocupación alemana, por lo que muchos de sus audaces esfuerzos siguen siendo aún desconocidos por muchos. Sara Corcos, que trabajó para el CDEC (Centro de Documentación Hebraica Contemporánea) en Milán, le contó a su sobrina, la hija del rabí Nathan Cassuto, que se había encontrado con Gino Bartali después de la guerra y afirmó que este se negó rotundamente a ser entrevistado y que sólo  aceptó hablar cuando Corcos le dijo que estaba emparentada con la familia del rabino Cassuto. En la conversación que mantuvo con Corcos relató acerca de los documentos falsificados y el rol que había cumplido en la distribución de los mismos.

En 2013 Yad Vashem (institución israelí constituida en memoria de las víctimas del Holocausto) reconoció a Gino Bartali como Justo de las Naciones.

Fuente: eSefarad

Adaptado por Diario el Rompimiento