Buscar
07:01h. miércoles, 30 de septiembre de 2020

REFLEXIÓN

Dios nos llama a ser libres de la culpa

Con el objetivo de transmitir el mensaje de Dios y alimentar a las almas con las buenas nuevas, el reverendo Alberto Ortega, Director Internacional del Movimiento Misionero Mundial de los Estados Unidos, junto a su esposa, la hermana Francisca de Ortega, desarrolló un culto en línea acerca de la culpa desde su hogar, ubicado en la ciudad de Miami.

En el inicio de la reunión de fe, transmitida virtualmente, el pastor Ortega ministró el Evangelio con el tema “La culpabilidad”. Apoyado en Mateo 27:3-6, afirmó que:

“La culpabilidad es un tema amplísimo. Entender cómo Dios perdona es un punto de inflexión poderoso al poder de la mentira”.

 Más adelante, acotó que: “Algunos dicen que la Biblia crea culpabilidad. Yo creo que no crea culpabilidad, sino que revela nuestras culpabilidades, que es muy diferente. Muchos dicen que la culpabilidad que tiene mucha gente es porque se lo ha impuesto la religión. La Biblia lo que hace es precisamente todo lo contrario”.

Posteriormente, el siervo, apoyado en las Escrituras, remarcó que: “La Biblia nos llama a ser libres del complejo de culpabilidad. La Biblia describe la culpabilidad, describe los efectos, describe hombres que obraron mal con la culpabilidad, y hombres que fueron donde tenían que ir, a Dios, y Dios obró y ellos fueron libres de esa culpabilidad y de esos efectos”.

Además, el portavoz del mensaje del Creador, en su disertación espiritual, acotó que: “Mire si Dios está empeñado en ayudarnos, en sacarnos de la culpabilidad, que ha dedicado un libro entero sobre la culpa: el libro de Levítico por ejemplo nos dice que la culpa es producida por una infracción. El sentimiento de culpabilidad es tremendamente destructivo. Hay personas que están encadenas por recuerdos”.

También el pastor Ortega mencionó que: “Cristo ha venido para abrir puertas. No hay razón de que usted quede encerrado para siempre, en una situación que no tiene asimilación alguna, en una situación que no tiene, en ninguna forma, una solución, ni tampoco usted puede deshacerse de todo eso. Dios, a través de su hijo y por el Espíritu Santo, nos llama a salir de esos traumas.

Fuente: noticia cristiana