Buscar
05:02h. Jueves, 12 de diciembre de 2019

ACTUALIDAD

Diputados dio media sanción a la ley de emergencia alimentaria

ARGENTINA.-Durante todo el miércoles pasado se vivió una jornada de protestas en distintos puntos del país para reclamar que el Gobierno declare la emergencia alimentaria en medio de la crisis económica y la devaluación del dólar. Se sumaron la CGT, la UIA, la CTA y las Iglesia evangélicas se sumaron al reclamo. Ayer finalmente el oficialismo cedió a la emergencia alimentaria.

 

 

Pasadas las 15 h de este jueves, la Cámara de Diputados de la Nación dio media sanción a la Ley de Emergencia Alimentaria. La misma recibió el voto positivo de 222 legisladores y no tuvo votos en contra.

La norma establece un aumento del 50 % -como mínimo- en las partidas presupuestarias para las partidas destinadas a políticas públicas nacionales de alimentación y nutrición. Además, extiende la emergencia social hasta finales de 2022.

La sesión de este jueves vino precedida por las movilizaciones de organizaciones de desocupados y de los movimientos sociales. Fue allí, en las calles, donde se reclamó con más fuerza la sanción de esta norma.

El pedido para la emergencia alimentaria también se procesó desde la cúpula de la Iglesia y desde la conducción de la CGT. Esos pedidos fueron sistemátáticamente rechazados por el gobierno, bajo el argumento de que existía una normativa que contemplaba los problemas planteados.

En ese marco, el reclamo de las organizaciones sociales terminó empujando al peronismo a avanzar en el pedido de una sesión especial para debatir la norma en Diputados. Esto generó cierta incomodidad en una parte del espacio que hoy se aglutina en el Frente de Todos. Allí eran muchos quiénes preferían que el Congreso no sesionara durante el año electoral.

Una vez instalado el escenario de la sesión de este jueves, el macrismo decidió sumarse a apoyar el proyecto. El oficialismo consideró innegociable que la norma no implicara nuevos gastos para el Estado. Así, la norma establece que los aumentos en las partidas saldrán de reasignaciones presupuestarias. Con ese criterio, la salud y la educación pública podrían verse afectadas.

Fuente: laizquierdadiario