Buscar
14:42h. martes, 13 de abril de 2021

ACTUALIDAD

¡Aún hay esperanza!

¡Y si así no lo hiciere, DIOS Y LA PATRIA ME LO DEMANDEN! … ¿Acaso es poco lo que podemos esperar cuando se toma  tan a la ligera una promesa que no presentó ningún obstáculo para atentar contra la vida?
c2i_3111202001444

Qué difícil fue comenzar un día así en mi nación, Argentina. 

Tierra con amplia diversidad, con un rico territorio, muy próspero para la siembra y la cosecha; y podemos destacar tantas cosas más que hacen a este suelo, uno codiciable por sus tierras, por sus glaciares, por sus montañas, por su gente, por su cultura, etc.…

Hoy 30 de Diciembre de 2020, los ojos del mundo están situados sobre este, nuestro país;  muchos felicitando la “valentía” de la decisión final sobre un debate que lleva décadas, otros llorando la desgracia que viene con tal decisión, ya que finalmente hoy el aborto legal comienza a ser un hecho.

La pregunta que me hacía durante todos estos años es: ¿Qué país le dejaremos a nuestros hijos, nietos, bisnietos? La presente ley viola los derechos del niño por nacer, de ese indefenso que no podrá decidir, de quien no verá la luz del día, de quien será asesinado en el seno materno. Pensaba en el concepto de la tan mencionada interrupción del embarazo, pero la interrupción es una suspensión temporal de la ejecución de un proceso; pero luego de realizado el aborto no hay retorno; entonces ¿De qué interrupción se habla? ¡Se mata sin piedad!

Esta lucha recién comienza, tenemos una enorme responsabilidad con el prójimo, no podemos abandonarnos a la tristeza, al dolor, a la desesperanza;  aún nos resta un camino extenso por recorrer. Somos muchas manos las que estamos unidas para brindarnos, para decirte: ¡No estás sola! ¡El aborto no será nunca la solución! ¡Estoy para ayudarte! 

Durante toda esta mañana me he hecho cientos de veces esta afirmación en mi mente; así como el pueblo, hace pleno uso de sus facultades en la libre elección, mediante el derecho del sufragio; el voto representa el principal mecanismo de participación ciudadana, razón por la cual le corresponde al Estado asumir la gran responsabilidad de PROTEGER, auspiciar y fomentar el derecho, cuando éste sea el camino para que los ciudadanos participen en la conformación y control del poder político; de la misma manera el mandatario, promete sobre los Santos Evangelios, velar por la integridad, el bienestar social y hacer cumplir la Constitución Nacional con sus derechos y obligaciones de la siguiente manera: ¡Y si así no lo hiciere, DIOS Y LA PATRIA ME LO DEMANDEN! … ¿Acaso es poco lo que podemos esperar cuando se toma tan a la ligera una promesa que no presentó ningún obstáculo para atentar contra la vida? 

Hoy quiero hablarles a ustedes queridos lectores, que me han acompañado durante todo el año en esta sección MUJER, nosotros también tenemos una responsabilidad ante Dios de ser luz y sal en medio de este mundo. ¿Y si correspondemos a Su llamado? Estamos en esta etapa del año, a horas de comenzar un año nuevo, de finalizar un 2020 que ha traído mucho pesar, pero también tiempos de victorias y si hasta acá la mano de Dios te ha sostenido, lo seguirá haciendo, él no perdió el control de esta situación, pero no puede torcerle la voluntad a nadie. ¡Nada está fuera de Su control! 

Hoy es el día para determinarnos a no darnos por vencidos, en verdad esta lucha recién comienza, Dios no se equivocó cuando te pensó para que vivieras en esta era de la historia; y si no es para dejar huellas ¿Para qué crees que Dios te pensó? 

Hay algo más de lo que no puedo dudar, de que si aún conociendo la verdad no la defiendo, DIOS NOS DEMANDARÁ AQUELLO QUE HAYAMOS PODIDO HACER Y NO HICIMOS. ¡Hoy es nuestro turno! ¿LEVANTAREMOS LA VOZ POR LOS QUE NO LA TIENEN? La respuesta es Sí, no retrocedas, no desistas, este es nuestro emblema. 

AYER, HOY, MAÑANA Y SIEMPRE, SÍ A LA VIDA, DEFENDEREMOS LA VIDA. Argentina te amamos y hasta el último suspiro oraremos por vos. ¡ESTA SIGUE SIENDO LA TIERRA DE LAS GRANDES PROMESAS DE DIOS! ¡YO AÚN ESPERO POR ELLAS! 

Fuente: Laura Galeano de la Gaceta cristiana