Buscar
00:21h. Jueves, 19 de Julio de 2018

REPUDIO GLOBAL

Escándalo global por el encierro de niños inmigrantes en EE.UU

EE.UU.-  Polémica: El presidente Donal Trump encierra en jaulas a hijos de inmigrantes. 

Mientras el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, expresó a los legisladores de su Partido Republicano que apoya los esfuerzos por encontrar una solución a la políticamente tóxica práctica de separar familias en la frontera con México, Demócratas que visitaron los centros de detención de Texas en donde se encuentran los hijos de los inmigrantes, dijeron que están retenidos en "jaulas", cercados por vallas y temen no volver a ver a sus padres.

Un audio en el que se escucha el llanto de niños centroamericanos encrespó aún más la indignación.

En ese clima, congresistas demócratas cargaron contra Trump en una inédita protesta en los augustos corredores del Capitolio donde el mandatario se reunió con legisladores afines.

 "Señor presidente, ¿no tiene acaso hijos? ¿No tiene acaso hijos, señor presidente?", le gritó en la cara el demócrata Juan Vargas, cuando Trump salía de una reunión con sus aliados republicanos.

Trump se limitó a darse la vuelta y saludar sonriente a las cámaras. Media docena de legisladores demócratas levantaban fotos de menores en llanto y pancartas con el eslogan "Las familias deben permanecer unidas".

Tras la reunión, los republicanos indicaron que el presidente respaldó proyectos de ley que líderes de ambas Cámaras esperan votar esta semana.

Las iniciativas incluyen varias prioridades de Trump, incluido el muro en la frontera con México, la protección de los llamados "dreamers", inmigrantes que ingresaron ilegalmente siendo niños, y modificaciones a programas de inmigración tales como el fin de las loterías de visas.

El domingo, la patrulla de frontera de Estados Unidos permitió a los periodistas hacer una breve visita a las instalaciones donde se encuentran las familias arrestadas en la frontera sur, en respuesta a las nuevas críticas y protestas por la política de “tolerancia cero” de la administración Trump y la resultante separación de las familias.

Según datos de AP, más de 1.100 personas están dentro de las instalaciones amplias y oscuras, en alas separadas para niños sin compañía, adultos solos y madres y padres con sus hijos. Las jaulas en cada sector tienen áreas comunes, para utilizar baños portátiles, mientras que la luz en el techo está encendida todo el tiempo.

En tanto que casi 2.000 niños han sido separados de sus padres desde que el fiscal general, Jeff Sessions, anunció la política que determina que los  funcionarios de seguridad interna deriven todos los casos de ingreso ilegal a los Estados Unidos para su procesamiento.

La noche del martes la secretaria de Seguridad Kirstjen Nielsen, considerada la cara visible de la política migratoria, fue hostigada por activistas mientras cenaba en un restaurante de comida mexicana de Washington.

"¿Cómo puede disfrutar una cena mexicana cuando está deportando, encarcelando, a decenas de miles de personas que llegaron en busca de asilo a los Estados Unidos?", le gritó un hombre, según video difundido por los activistas.

Más temprano, Trump se había mostrado impávido ante la andanada de protestas.

"Yo no quiero niños siendo retirados de sus padres. Pero cuando buscamos procesar a los padres por venir aquí ilegalmente, algo que se debe hacer, hay que separar a los niños", dijo en un discurso ante pequeños empresarios.

Trump acusó a los demócratas de provocar la crisis al bloquear la aprobación de nuevas leyes contra la inmigración ilegal.

Líderes demócratas replicaron que Trump "sigue intentando usar como rehenes del proceso legislativo a estas familias separadas", según el senador Chuck Schumer.

El senador demócrata agregó: "El presidente puede terminar esta crisis con su lapicera y necesita hacerlo ahora".

 Rechazo mayoritario

Diversos sondeos ya muestran el rechazo mayoritario de los ciudadanos estadounidenses a la separación de familias migrantes, en un cuadro que podría claramente tener efectos en las elecciones legislativas de medio término.

 "¡Los demócratas son el problema!", dijo Trump en Twitter.

 Según el presidente, a los demócratas "no les importa la criminalidad y quieren inmigrantes ilegales, no importa cuán malos puedan ser, para inundar e infectar nuestro país, como el MS-13", en referencia a la Mara Salvatrucha.

Los republicanos controlan las dos Cámaras del Congreso, pero Trump responsabiliza a los demócratas porque en el Senado precisa de 10 de sus votos para que una ley resulte aprobada.

Críticas de aliados

El fiscal general y secretario de Justicia, Jeff Sessions, dijo que las comparaciones con acciones de los nazis en Alemania son "una real exageración".

De acuerdo con datos oficiales, apenas entre el 5 de mayo y el 9 de junio las autoridades fronterizas separaron a 2.432 niños cuyas familias están arrestadas en espera de proceso criminal por ingresar clandestinamente al país.

En la actualidad, el departamento de Salud y Servicios Humanos tiene bajo su cuidado 11.700 niños y menores de edad extranjeros en unos 100 albergues de 17 estados del país.

En este escenario, las reacciones se tornan más duras, inclusive por parte de aliados tradicionales que suelen tener cuidado de no irritar a Washington.

El ministro mexicano de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, dijo que la división de las familias es "cruel e inhumana".

Sandra Jovel, canciller de Guatemala, por su parte, dijo que la separación de familias es "un tema de preocupación para el gobierno".

El Salvador dijo que separar familias "implica violación de derechos humanos".

Fuente: cadena3