Buscar
11:21h. Miércoles, 19 de Diciembre de 2018

ATENTADO

Masacre en la sinagoga de Pittsburg: "Si odias a los judíos. Odias a Jesús"

EE.UU.- Un grupo de líderes cristianos estadounidenses y pastores de mega iglesias han condenado y expresado su solidaridad con las víctimas y las familias de los disparos de la sinagoga en Pittsburgh el sábado.

La masacre dejó a 11 personas muertas en la sinagoga del Árbol de la Vida y muchos lamentaron que el antisemitismo siga girando en el país.

El sospechoso, Robert Bowers, de 46 años, dijo que “quería matar a judíos” antes de ingresar al edificio de adoración en una sinagoga de Pittsburgh, en Pensilvania, con un rifle de estilo de asalto y varias pistolas. Los perfiles de los medios revelan que él se enfureció en línea contra los judíos y los musulmanes, culpándolos por muchos problemas en Estados Unidos y acusándolos de “cometer genocidio a mi pueblo”.

Algunos, como el  teólogo evangélico estadounidense Russell Moore, declararon en términos inequívocos que “si odias a los judíos, odias a Jesús”.

Este fue el ataque antisemita más mortífero de las últimas décadas en Estados Unidos, asesinando a balazos a 11 judíos que se encontraban reunidos en ese lugar.

Robert Bowers, como fue identificado por las autoridades, irrumpió en la sinagoga Tree of Life (Árbol de la vida) alrededor de las 14H00 GMT. "Todos los judíos deben morir", gritaba el hombre según indicaron testigos, al tiempo que abría fuego mientras se llevaba a cabo una ceremonia para celebrar el nacimiento de un niño.

"El servicio estaba en marcha cuando escuché un gran ruido en la entrada", relató un miembro de la congregación, Stephen Weiss, al diario Tribune Review. "Reconocí el sonido como el de un arma de fuego", precisó este hombre de 60 años, que huyó de inmediato del lugar.

El presidente Donald Trump calificó el ataque como un "desquiciado acto de asesinato en masa", denunciando el clima de "odio" en el país y el mundo. "No debe haber tolerancia para el antisemitismo", afirmó.

El atacante fue detenido y trasladado a un hospital tras protagonizar un enfrentamiento con las fuerzas del orden.

Está en "condición estable" en el Allegheny General Hospital, donde es tratado por múltiples heridas de bala, según dijo Wendell Hissrich, director de seguridad pública de Pittsburgh.

Bowers fue inculpado de 29 delitos federales, según un comunicado de la oficina del Departamento de Justicia para el distrito oeste del estado de Pensilvania, donde se ubica Pittsburgh. El acusado enfrenta 11 cargos por obstrucción del ejercicio de creencia religiosa con resultado de muerte y 11 cargos por el uso de armas de fuego para asesinar.

"Es probablemente el ataque más mortífero contra la comunidad judía en la historia de Estados Unidos", señaló Jonathan Greenblatt, director nacional de la Liga Antidifamación(ADL), principal asociación estadounidense de lucha contra el antisemitismo.

Fuente: Reuters