Buscar
23:13h. Miércoles, 15 de Agosto de 2018

PERSECUCIÓN

En Nepal es delito la conversión al cristianismo

Bharat Giri, un dirigente cristiano nepalí denunció que Nepal, aprobó en octubre una ley que declara delito y penaliza la conversión religiosa al cristianismo.

Giri, presidente de un partido político que ayuda a los cristianos a defender sus derechos, dijo que la norma también penaliza el trabajo misionero en este país asiático predominantemente hindú donde se privilegia, tanto en la sociedad como en la política, solo a las personas y a la cultura hindú,

Dijo además a la agencia Fides que esa ley, que también afecta a las minorías religiosas musulmanas y budistas, agravó uno de los principales factores que deteriora los derechos a la libertad religiosa en Nepal, y es usada muy a menudo como un instrumento de opresión para castigar a quienes quieren convertirse al cristianismo.

Citó varios casos en los que los cristianos sufrieron las consecuencias de la hostilidad que esta ley ha legitimado e intensificado.

“Hace un año y medio hubo unos cristianos que pasaron nueve meses encarcelados por haber distribuido unos folletos de contenido cristiano”, sostuvo.

Otro caso tuvo lugar en el este de Nepal, donde una mujer cristiana que “cuidaba a niños pobres”, relató Giri, fue llevada a Katmandú, y tras ser arrestada pasó tres meses en la cárcel, acusada de convertir a los niños al cristianismo.

Fue condenada a tres años en prisión por el delito de “conversiones religiosas”. También el pastor que la ayudó se encuentra en una situación difícil y enfrenta las mismas acusaciones.

Giri relató otros episodios en todo el país, donde los cristianos terminan en la cárcel simplemente por sus creencias religiosas.

Otras minorías religiosas también son víctimas de esta situación: algunos budistas que comen carne bovina han sido encarcelados por matar a un buey.

Las minorías religiosas sufren severas restricciones también en los derechos funerarios: los cristianos, por ejemplo, no pueden enterrar a sus seres queridos según los ritos y las prácticas de su credo.

Es más, a veces los cristianos se ven obligados a desenterrar los restos de sus muertos si están sepultados en un terreno donde el entierro no está permitido.

“En algunos casos, los radicales hindúes desenterraron y llevaron los cadáveres a las casas de los familiares cristianos, y en otros casos los dejaron en la calle”, dijo Giri.

El gobierno no concede tierras para cementerios cristianos, lo que crea inconvenientes para las comunidades locales, obligadas muchas veces a enterrar a sus difuntos en lugares secretos en medio de los bosques.

En Nepal hay aproximadamente 2 millones de cristianos, en una población de 28 millones de habitantes.

Fuente: pulsocristiano