Buscar
12:21h. Jueves, 19 de septiembre de 2019

DERECHOS Y LIBERTADES

La Ley de Libertad Religiosa de Bolivia da a los evangélicos y católicos los mismos derechos

“No hay una iglesia principal y una secundaria como antes”, ha asegurado el presidente Evo Morales. Algunas denominaciones evangélicas rechazan la regulación porque consideran que implica la injerencia del Estado.

Bolivia ha aprobado este abril la Ley de Libertad Religiosa, Organizaciones y Creencias Espirituales. Un documento que reconoce a las iglesias y entidades evangélicas con los mismos derechos y al mismo nivel que la Iglesia Católica. “Con esta ley, todas las iglesias tienen los mismos derechos. Hay igualdad. No hay una iglesia principal y una secundaria como antes. Ahora se trata de un esfuerzo y una lucha colectivas”, ha asegurado el presidente Evo Morales. “La gente ya no tendrá que casarse o bautizarse en la Iglesia Católica, sino que podrán hacerlo en cualquier iglesia”, ha añadido. 

En enero de 2018 Morales criminalizó el proselitismo a través del Código Penal, aunque después revocó su decisión. La Constitución boliviana declara al país como un Estado secular, pero con la aprobación de la nueva ley será más fácil para los cristianos evangélicos y las religiones indígenas obtener reconocimiento oficial.

DERECHOS Y DEBERES DE LAS IGLESIAS

 La nueva legislación obliga a las iglesias a informar de su actividad administrativa, financiera, legal, social, espiritual o religiosa ante las autoridades. Además, las entidades religiosas están sujetas a la Administración tributaria del país, sin poder obtener ganancias, ya que de lo contrario su estatus legal no sería reconocido. Algunas comunidades han cuestionado esta medida. 

“Las iglesias tienen el pleno derecho a profesar su fe, pero también tienen obligaciones ante el Estado, que debe regular para garantizar que la población no sea engañada”, ha manifestado el presidente del Comité Constitucional de la cámara de diputados boliviana, Lino Cárdenas. El ministro de Asuntos Exteriores, Diego Pary, ha subrayado que “la ley ha sido redactada en colaboración con las iglesias y reconoce la preparación y la dedicación de los ministros religiosos”. 

DIFERENTES OPINIONES SOBRE LA LEY ENTRE LOS EVANGÉLICOS 

Según el presidente de la Asociación Nacional de Evangélicos de Bolivia (ANDEB), Munir Chiquie, la ley “es un salto cualitativo en el desarrollo y la comprensión de esta libertad fundamental que es inalienable de las libertades de adoración, creencia y pensamiento”. Sin embargo, la nueva regulación ha sido rechazado por iglesias protestante y presbiterianas, que la consideran una injerencia por parte del Estado en el derecho fundamental de libertad de religión y critican lo que valoran como una supervisión de sus recursos económicos. 

Antes de que el texto viera la luz de forma oficial, la Asociación de Iglesias Unidas de La Paz también se quejó de que el borrador no distinguía a las iglesias de las organizaciones no gubernamentales (ONGs). 

“Ya es suficiente de atacarnos y destruirnos mutuamente”, decía el pastor  Alberto Salcedo, que participó en la firma del documento. “Somos promotores de la unidad. A aquellos de vosotros que estáis en Bolivia, en las iglesias, os pido que os unáis por el país”, añadía.  

Según una publicación de 2014 por el centro de investigaciones Pew Research, el 77% de los bolivianos son católicos y el 16% protestante y evangélicos. Estos últimos crecen progresivamente, ya que el 60% de ellos asegura haber nacido en un contexto católico.

Fuente: protestantedigital