Buscar
02:20h. domingo, 23 de enero de 2022

LOS DETRACTORES DEL MATRIMONIO HOMOSEXUAL

Diputados mexicanos rechazan el matrimonio gay

MÉXICO.- Diputados mexicanos desecharon la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto para legalizar el matrimonio gay. Por 19 votos en contra, ocho en favor y una abstención, los integrantes de la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados pusieron fin al proceso legislativo de la reforma presentada por el Ejecutivo para consolidar el criterio emitido el año pasado por la Suprema Corte, que consideró inconstitucionales las leyes estatales que prohíban el matrimonio homosexual.

000-8Tlocal04

El rechazo de la clase política al proyecto del matrimonio gay supone una novedad, ya que la propia sociedad se había manifestado en contra no sólo en las multitudinarias marchas a favor de la familia natural en México, sino en otros países como Francia, donde La Manif por Tous ha liderado protestas contra la ley que finalmente aprobó Hollande.

Peña Nieto presentó la iniciativa en el mes de mayo último objetando que el proyecto se reconocería como “un derecho humano que las personas puedan contraer matrimonio sin discriminación alguna”. El mismo establecía que el derecho a contraer matrimonio no podría ser sujeto a discriminación por origen étnico o nacional, género, discapacidades, condición social, religión o preferencias sexuales, coartada para legalizar el matrimonio gay.

Legisladores del Partido de la Revolución Democrática y Movimiento Regeneración Nacional, y algunos del Partido Revolucionario Institucional, se expresaron en favor de la reforma pues consideraron que era “compromiso democrático con el avance de los derechos humanos, la igualdad y la no discriminación”.

Peña Nieto lleva desde mayo tratando de aprobar una ley que ha tenido un gran rechazo en las calles y, de momento, también entre la clase política mexicana.

El diputado Agustín Basave, del PRD, aseguró que su motivación principal para sustentar el voto favorable “es la no discriminación”, que dijo “tiene que ver efectivamente con el artículo primero de la Constitución”. “Yo quiero decirles que yo soy católico, y a mucha honra, pero también creo en la separación Estado-Iglesias y éste me parece el caso paradigmático de esa separación”, expuso.

Legisladores del conservador Partido Acción Nacional, el Partido Verde Ecologista de México, el Partido Encuentro Social, Nueva Alianza y algunos del PRI consideraron que corresponde a cada entidad federativa legislar en materia civil, por lo que no era necesaria una reforma constitucional.

Argumentaron que la autonomía de los estados “iría en detrimento” y que la iniciativa presidencial presentó “inconsistencias jurídicas”. Movimiento Ciudadano se abstuvo al asegurar que su bancada estaba dividida y “no se daría paso a imposiciones”, por lo que de esta forma se respetaba la opinión de cada uno de sus miembros.

Una tibia reacción:

El nuevo nuncio apostólico en México, el italiano Franco Coppola, dijo el que el tema del matrimonio homosexual no debe confrontar a México sino provocar un diálogo para “encontrar la solución más apta para este país”. “No creo que sea bueno para el país confrontarse, ir a una lucha, hacer una cuenta para ver cuantos están en favor y cuantos en contra”, dijo Coppola en conferencia de prensa en la Basílica de Guadalupe en la Ciudad de México.

El religioso pidió ante todo diálogo. “Es una magnífica oportunidad para practicar el diálogo. Intercambiar insultos o prejuicios no sirve de nada y hay que entenderse”, abundó.

Fuente: Actuall