Buscar
06:52h. Jueves, 12 de diciembre de 2019

ACTUALIDAD

Debate presidencial en Argentina con pocas propuestas

Los seis candidatos a la presidencia de Argentina volvieron a enfrentarse este domingo (20.10.2019) en un debate, a una semana de las elecciones. Esta vez, el encuentro tuvo lugar en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, y estuvo marcado por fuertes cruces entre los dos principales contendientes: el presidente liberal Mauricio Macri y el opositor peronista Alberto Fernández.

Seis candidatos expusieron sus puntos más importantes de campaña, pero dos acapararon la atención: Mauricio Macri, de la coalición liberal Juntos por el cambio, de centro-derecha, y Alberto Fernández, del Frente de Todos, coalición peronista de centro-izquierda, cuya compañera de fórmula es Cristina Fernández de Kirchner. Roberto Lavagna, de la alianza Consenso Federal, obtuvo dos millones de votos en las primarias de agosto y es considerado el tercer candidato con mayores posibilidades. El exministro de Economía (2002-2005) agrupó al peronismo antikirchnerista de centro y ofrece un espacio "para superar la grieta” política que divide a Argentina. Los candidatos se refirieron, en este primer debate, acotado por tiempos de exposición estrictos, a Economía y Finanzas, Educación y Salud, Derechos Humanos y Diversidad de Género.

Macri vs. Fernández

La situación para el presidente Mauricio Macri es compleja, ya que, a pesar de sus medidas de austeridad, la crisis se ha profundizado en las últimas semanas. Su objetivo principal es ahora tratar de reducir la diferencia de 15 puntos -47% de los votos, frente a un 32 % de Macri- que logró Fernández en las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) de agosto de este año. Sin embargo, "no parece que este debate vaya a cambiar el panorama después de las PASO”, dijo a DW Philip Kitzberger, politólogo de la Universidad Torcuato di Tella de Buenos Aires e investigador del CONICET. "A Macri se lo notó más incómodo, rígido en parte, y con poca capacidad de ir más allá de su estrategia de los últimos tiempos, de cierta resignación respecto al resultado, y que parece apuntar a conservar al núcleo duro de sus votantes”, añadió. Según dijo el analista político Sergio Berenzstein a CNN, esa diferencia de 15 puntos se mantuvo e incluso aumentó tras las primarias.

"El ‘momento Macri' fue cuando el presidente criticó a Fernández por usar su ‘dedo acusador'”, subraya, por su parte, ante DW Mariana Llanos, especialista en política argentina del Instituto GIGA, de Hamburgo. Pero "Fernández fue claramente a la ofensiva, con un tono más directo”, indica, "transmitiendo el enojo de buena parte del electorado”. Según Llanos, Macri tuvo "una posición muy defensiva y un discurso y centrado en sí mismo, sin aprovechar flancos abiertos que le ofrecían Fernández y los otros candidatos”. "Claro que la posición de Macri era la más difícil debido al tema económico, pero podría haber salido mucho peor del debate”, apunta.

El desafío de Alberto Fernández es convencer al electorado de que, si gana, será él el presidente, y no Cristina Fernández de Kirchner, y lo hizo mostrándose, ya antes de las PASO, y en el debate, "como una persona muy pragmática y haciendo hincapié en que se considera un no dogmático”, coinciden Llanos y Kitzberger. Según Kitzberger, no se va a repetir, si él gobierna, un escenario político como el de la época kirchnerista.

Roberto Lavagna, exministro de Economía de Argentina, tercer favorito y candidato por Consenso Federal.

La economía, el mayor desafío para el próximo presidente

Tanto Macri como Fernández prometen pagar la deuda al FMI. Macri ha probado en este último tramo de su mandato medidas que antes criticó, como los controles de precios y el cepo cambiario. Pero "los datos económicos negativos ya existían cuando asumió Macri, y bajar una tasa de inflación de dos dígitos es muy difícil”, señala en entrevista con DW Federico Foders, experto del Instituto para la Economía Mundial de Kiel (IFW). "Si gana Macri, seguramente habrá una mayor apertura de Argentina a los mercados internacionales y a las inversiones extranjeras”, subraya. Para el economista, Argentina tiene "un potencial muy importante, no solo en el sector agroindustrial, sino también en la industria manufacturera, que habría que tratar de revivir”.

Con respecto a las relaciones económicas de Argentina con Alemania, Foders opina que "debería producirse un cambio, ya que Argentina recibe un 5,1% de sus importaciones de Alemania, y exporta hacia este país menos del 1%. Además, solo un 3% de las inversiones provienen de Alemania. Hay un amplio margen para mejorar ese panorama, y no solo a nivel bilateral, sino también a través del tratado de libre comercio entre la UE y el Mercosur”, señaló Foders.

En otra lectura, Mariana Llanos opina que ninguno de los candidatos definió exactamente cómo piensa sacar al país de la crisis económica. Está claro que lo que sí podría definir estas elecciones presidenciales en Argentina es la caída del salario en estos últimos 18 meses, que fue, en promedio, del 20 %. Con una inflación del 30% en agosto, que este año superará el 50%, según la agencia Moody's, para poder ganar, Macri debería obtener un voto de confianza a su línea de austeridad. Fernández apuesta, en lo inmediato, a una tregua con los sindicatos que permita despegar a la industria.

Derechos Humanos, Educación, Diversidad de Género, RR. EE.

Alberto Fernández se posicionó en el debate claramente a favor del aborto legal, seguro y gratuito para todas las mujeres y en pro de los derechos del colectivo feminista, es decir, claramente a favor del "pañuelo verde”. Macri, por su parte, se centró en la igualdad de género y dijo que potenciará la lucha contra los feminicidios, si sale electo. Sin embargo, en los últimos días, Macri se pronunció en varios temas más hacia la derecha, buscando estratégicamente al votante que se le podría escapar hacia Despertar o hacia el Frente NOS, señalan Kitzberger y Llanos. 

La soberanía de las Islas Malvinas estuvo presente en el discurso de todos los candidatos, menos en los de Macri y Del Caño. "Las relaciones con Europa van a ser de mayor cercanía si gana Fernández, como ya se vio en su gira por España”, asegura Philip Kitzberger, quien destaca que, además, el escenario en América Latina está muy cambiado, ya que los gobiernos del "giro a la izquierda" van en retroceso, y "no hay espacio para un mayor apoyo a Maduro en Venezuela”.

Para el próximo debate, Mariana Llanos espera "más profundidad en los contenidos y más definiciones” y "una confrontación de ideas modernas e innovadoras”. "Para el desastre económico de los últimos cuatro años, a Macri no le fue tan mal, quizás porque el recuerdo de los ocho años anteriores aún sigue presente”. sostiene. Para la experta, este debate no ayudó mucho a definir la intención de voto del electorado, aunque opina que Alberto Fernández ganará las presidenciales, "pero no por este debate, sino por la diferencia de 15 puntos en las PASO”, muy difícil de igualar.

Según Kitzberger, hay sondeos que ubican a Alberto Fernández como ganador, por alrededor del 50% de los votos, e incluso por más. "Creo que, de ganar, Alberto Fernández va a tener una gobernabilidad muy compleja, y que de ninguna manera se va a reeditar un escenario económico expansivo como los que pudieron haber caracterizado la época de los gobiernos kirchneristas”, dice.

Fuente: EFE