Buscar
03:43h. martes, 28 de septiembre de 2021

INTERNACIONAL

Los pasaportes digitales ponen en riesgo los derechos humanos:

Los pasaportes de vacunación plantea serias preocupaciones sobre la discriminación, especialmente con una gran proporción de la población que aún no está vacunada. Los pasaportes podrían volverse tan excluyentes que las personas enfrentarían una intensa presión por parte de familiares y amigos. Liberty, la organización de libertades civiles más grande del Reino Unido, señala que el pasaporte podría convertirse en la base de los abusos contra los derechos humanos.
c2i_88202117463

Si los pasaportes se convierten en la norma y los no vacunados no pueden ingresar a los lugares debido estrictamente al hecho de que no han recibido una vacuna experimental, se violarían sus derechos básicos de libre tránsito de las personas.

Incluso si el gobierno afirmaba no forzar a nadie, los pasaportes podrían volverse tan excluyentes que las personas enfrentarían una intensa presión por parte de familiares y amigos. Un informe de The Economist Intelligence Unit afirma que la mayoría de los adultos en las naciones avanzadas podrían vacunarse a mediados de 2022, pero las naciones más pobres probablemente no alcanzarían este hito hasta el 2024.

Liberty, la organización de libertades civiles más grande del Reino Unido, señala que estos pasaportes crearían un sistema discriminatorio de dos niveles incluso entre las personas que desean vacunarse debido al acceso desigual a las vacunas. Con el tiempo, el pasaporte podría convertirse en la base de los abusos contra los derechos humanos.

“Todos deberíamos poder vivir nuestras vidas libres de interferencias innecesarias; cualquier forma de pasaporte de inmunidad nos privaría de eso. Y la historia nos dice que una vez que renunciamos a estos derechos ganados con tanto esfuerzo, rara vez los recuperamos ”, dijo la organización en un comunicado.

“Incluso la introducción de un pasaporte voluntario para demostrar si ha recibido una vacuna podría resultar en que muchos sean bloqueados de los servicios públicos esenciales, el trabajo o la vivienda. Mientras tanto, una vez que estos pasaportes se hayan creado para un propósito, como viajar, sería muy fácil extender y abusar de su uso ”, continúa el comunicado.

Los riesgos de un pasaporte de vacunación

 pasaporte digital alarma a varias organizaciones por los derechos civiles. “Los pasaportes de vacunación podrían ser la columna vertical de un sistema de identificación digital opresivo y podrían llevarnos a un apartheid sanitario, incompatible con un país libre y democrático”, ha dicho Silkie Carlo, directora de Big Brother Watch, ONG localizada en Reino Unido. Allí se teme que se utilice también en el ámbito doméstico.

Alexandrine Pirlot de Corbion, de Privacy International, ha indicado que “de hecho va a infiltrar áreas de nuestras vidas en las que nunca hemos tenido que mostrar una identificación: para ir a trabajar, a un área pública, como un parque por ejemplo”, y cree que más adelante, los datos recolectados por razones sanitarias podrían ser usados para otros fines como el cumplimiento de la ley. El requerimiento de un pasaporte de inmunidad digital podría ser injusto para residentes de países con acceso limitado a la tecnología y las vacunas. “Por defecto, tendrás a quienes tienen credenciales y quienes no las tienen”, explicó.  

Si el objetivo es frenar la pandemia, un pasaporte digital no parece útil, sino todo lo contrario

Un estudio reciente publicado por la Universidad de Exeter ha estudiado el impacto de los pasaportes de vacunas en los derechos humanos. Según la investigación, los pasaportes digitales de salud pueden contribuir a la gestión a largo plazo de la pandemia, aunque plantean riesgos importantes para la protección de los datos y de los derechos humanos. Esto es así porque usan información personal sensible, como son los datos sobre salud, crean una nueva discriminación entre individuos basada en su estatus sanitario y pueden ser usados para determinar el grado de libertades y derechos que pueden disfrutar.

Su autora, Ana Beduschi, ha advertido que el requerimiento de mostrar registros de salud para acceder a espacios públicos o privados marginaliza a las personas y restringe sus libertades. 

El estudio indica que las medidas para desplegar pasaportes sanitarios digitales puede interferir con los derechos humanos, en particular los que se refieren a la privacidad, igualdad y no discriminación; y la libertad de movimiento, asamblea y la de manifestar religiones o creencias. 

Fuente: