Buscar
18:51h. Sábado, 20 de Octubre de 2018

HALLAZGO ARQUEOLÓGICO

Localizan en Jerusalén el probable sello del Profeta Isaías

El descubrimiento del sello del Profeta Isaías (si es que en verdad se trata del mismo personaje de la Biblia), más o menos en el lugar donde se había usado, también da evidencia a la narrativa de la antigua Jerusalén como la capital de Judea.

Es probable que la impresión del sello personal del Profeta Isaías se haya encontrado en el corazón de Jerusalén.

Las excavaciones en la colina Ofel, una zona justo debajo del Monte del Templo, encontraron la marca del sello en restos de la Edad del Hierro intactos, a solo 3 metros de donde se encontró un sello similar del Rey Ezequías de Judea en el año 2015.

El extraordinario objeto, que se estima tiene unos 2,700 años, fue encontrado por la Dra. Eilat Mazarde la Universidad Hebrea de Jerusalén. Mazar me informó sobre su descubrimiento el jueves en la revista Biblical Archaeology Review.

“Parece que hemos descubierto una impresión de sello, que pudo haber pertenecido al Profeta Isaías, en una excavación científica y arqueológica”, escribió Mazar.

El equipo de la arqueóloga cree que el sello fue descubierto in situ, sin haber sido movida durante siglos, fuera de lo que había sido la panadería real del antiguo reino.

Con 1.3 centímetros de ancho, el sello lleva el nombre Yesha’yah [u] (el nombre hebreo de Isaías) en escritura hebrea arcaica, seguido de las letras N-V-Y, que son las tres consonantes que conforman la palabra para “profeta” en hebreo (navi), pero la letra que finaliza la palabra, aleph, no aparece en la inscripción.

Si la palabra realmente terminó o no con aleph nunca será conocida ya que el sello fue dañado después de las primeras tres letras, explica Mazar. Entonces teóricamente, podría haber sido el sello de algún otro Isaías.

El período de Isaías fue también el del rey Ezequías, el duodécimo rey del reino de Judea, que gobernó alrededor del año 727 AEC hacia alrededor de 698 AEC. Mazar señala que encontrar el sello del profeta junto a la del rey “no debería ser una sorpresa”, dada su relación simbiótica como se describe en la Biblia.

Ezequías había sido esencialmente un rey vasallo del gobernante asirio Senaquerib. Los judíos, sin embargo, se rebelaron: el rey Ezequías aparentemente también causó que el famoso túnel de Jerusalén se construyera en la Fuente del Gihón, asegurando de agua a los residentes de la ciudad incluso bajo asedio.

La rebelión no resultó exitosa inicialmente, y los asirios contraatacaron, sitiando Jerusalén en el año 701 AEC. El angustiado rey buscó el consejo de su profeta.

“En aquellos días estaba Ezequías enfermo hasta la muerte. Y vino a él el Profeta Isaías, hijo de Amoz, y le dijo: “Así dice el Señor: Pon tu casa en orden; porque tú morirás, y no vivirás”, dice el capítulo 38:1 del libro de Isaías.

Encontrar el sello del profeta Isaías (si es que en verdad se trata del mismo) más o menos donde se había usado también da evidencia a la narrativa de la antigua Jerusalén como la capital de Judea.  La arqueología ha tardado en adoptar dataciones de piezas por carbono 14 para los restos hallados en Jerusalén, pero ahora está comenzando un esfuerzo masivo.

Fuente: EnlaceJudio